Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Sin comentarios

Jordi Morera, mejor panadero del mundo 2017

Jordi Morera, mejor panadero del mundo 2017
admin

El panadero es la 5ª generación de la familia dedicada a la elaboración de pan, desde su fundación en 1888

El panadero Jordi Morera (1986) ha recibido hoy 7 de octubre el premio de Panadero mundial 2017 de la Unión Internacional de Panaderos y Pasteleros (UIBC), en el 77º Congreso Mundial del Pan que esta organización celebra en Mérida (México). 
Morera es el dueño de la panadería L’Espiga d’Or de Vilanova i la Geltrú, propiedad de su familia desde su fundación en 1888. El panadero es la quinta generación de la familia dedicada a la elaboración de pan. Tal y como explica él mismo en su página web, no fue hasta que terminó sus estudios universitarios, con 22 años, que se sumergió de lleno en el día a día de la panadería, aunque sí reconoce que se había pasado más de un verano haciendo cruasanes.
collage-jordi-morera-baker-01
Jordi Morera defiende que el pan no es un producto sino un alimento, y que el panadero tiene que ser ante todo un buen artesano. No en vano, recuerda cómo sus padres, en los años 80 y 90 del siglo pasado, resistieron el envite del pan industrial y congelado y mantuvieron L’Espiga d’Or como una panadería que no estaba dispuesta a sacrificar la calidad en favor de la cantidad.
Por eso, a pesar de haber recibido varios premios a la innovación, Morera cree que a la hora de hacer pan la mejor manera de ser innovador es mirar al pasado y volver a amasar y fermentar las hogazas como lo hacían sus tatarabuelos, Genoveva y Josep. El pan de Jordi Morera empieza con harinas de variedades de trigo que él mismo cultiva de forma ecológica, y en sus instalaciones cuenta con un molino de piedra para poder molturar el grano justo como a él le gusta, y con las que poder hacer hasta seis tipos de masa madre distintas. 
Luego, fermentaciones largas y reposadas hacen el resto. Pero a Morera le faltaba algo para cerrar el círculo. Su máximo deseo era volver a respirar el mismo aroma a leña que su padre había respirado de niño, gracias al viejo horno de leña de L’Espiga d’Or que se había construido durante la Guerra Civil y que ya no se usaba. 
Jordi viajó durante tres años por Europa para encontrar el tipo de horno que le garantizara la fusión ideal entre la imponente y aromática cocción en leña y la exactitud de un horno moderno. Finalmente, vio que la mejor opción era la que ya tenía en su propia casa, y actualizó el viejo horno de leña familiar, del que hizo todo lo posible por mantener el máximo de componentes. 
Jordi Morera no es sólo panadero de vocación, sino también por convicción, motivo por el que imparte clases, da cursos y ofrece charlas sobre el pan. Además tiene en marcha un proyecto para poner en valor la cultura del pan, que se concreta en el blog www.culturadelpa.com.
Tampoco es extraño verlo en programas de televisión y, por ejemplo, es el único panadero que ha dado una clase magistral en el programa Masterchef, en TVE.
Fuente: www.lavanguardia.com

Envía tu comentario